Si has llegado tarde al aeropuerto no todo está perdido.


No te preocupes porque no sólo aún hay esperanza sino que además a veces es mucho más rentable. Tienes dos posibilidades:

1º.- Ir a la ventanilla de tu agencia e intentar cambiar tu tarjeta de embarque... complicado, tedioso, lentoooo...

2º.- Ir directamente a la puerta de embarque del siguiente vuelo aunque sea en otra compañía. No todo el mundo lo sabe pero la mayoría de las compañías disponen de un par de asientos especiales de "cortesía" para estos casos... puede que tu viajes sea incluso más cómodo de lo previsto.


En estos casos es mejor ir en persona, haz uso de tus dotes persuasivas pero siempre con leguaje agradable y pidiendo "el favor"... si exiges en estos casos lo tienes todo perdido.

Si no puedes desplazarte utiliza el teléfono pero no uses el contacto por e-mail porque no lo conseguirás a tiempo.

...recuérdalo!

Entra en Pulphotel, compara precios y empieza a ahorrar:
http://www.pulphotel.com